Vizcaya

Información sin formación: igual a miedo

El objetivo del Reglamento sobre PRIIPS, Packaged Retail and Insurance-based Investment Products, es mejorar la calidad y comparabilidad de la información proporcionada a los inversores minoristas en la Unión Europea sobre productos financieros muchas veces complejos a través del suministro del KID, Key Information Documents, con el fin de que los inversores minoristas puedan comprender las características fundamentales del producto: riesgos, beneficios o pérdidas potenciales, costes y compararlo con otras alternativas de inversión.

Estos documentos aparecen en el Reglamento 1286/2014 de 26 de noviembre de 2014, sobre datos fundamentales relativos a los productos de inversión minorista vinculados y los productos de inversión basados en seguros. 

En origen, la normativa PRIIPS sólo estaba enfocada a los productos de seguro de vida, a los seguros de vida en los que el tomador asume el riesgo de inversión (Unit-Linked o Index-Linked) como productos “sustitutivos” de los fondos de inversión. 

Sin embargo, con posterioridad se extendió a  otros seguros de vida-ahorro, como los seguros de vida con garantía de tipo de interés a vencimiento (pero con valor de rescate a valor de mercado de las inversiones subyacentes) y los seguros de vida en los que se garantiza un tipo de interés mínimo más una participación en beneficios en función del resultado de las inversiones. 

En Barymont & Asociados abrazamos esta directiva europea con agrado, llevamos muchos años impartiendo Conferencias de Planificación Financiera explicando conceptos que entendemos deben ser conocidos por los clientes antes de la contratación de cualquier producto de inversión. 

Y una Reflexión… 

Ayer acudí al pediatra con mi hija tenía unas decimas de fiebre. Tras la exploración oportuna procedió a emitir una receta. Cuando le di el jarabe leí el prospecto del medicamento. Si no fuera porque un profesional lo había recomendado nunca me habría atrevido a darle el jarabe. El prospecto explicaba los efectos adversos del mismo: úlceras gastrointestinales, infarto de miocardio o cerebral, alteraciones en las células de la sangre, reacciones alérgicas, problemas renales y hepáticos, ansiedad, insomnio… No puede evitar compararlo con la finalidad del Reglamento PRIIPS. 

¿Aportamos información a los clientes para dotarles de transparencia en la toma de sus decisiones, o les estamos introduciendo miedo para que vuelvan al activo refugio super-ahorros, depósitos garantizados, cuentas corrientes etc. ? 

¿Tienen los clientes formación y/o asesoramiento profesional suficiente como para entender los KID (Key Information Documents)? 

¿Me habría atrevido a suministrarle el Ibuprofeno a mi hija si no hubiese sido recomendado por un profesional de la medicina, previo análisis de los síntomas de su malestar? 

¿Se beneficia algún sector del miedo infligido al inversor minorista sin cultura financiera suficiente como para entender los conceptos explicados en los KID? 

Sería una verdadera lástima que el efecto conseguido fuese el contrario al esperado. 

En Barymont y Asociados entendemos que previo a la contratación de cualquier producto financiero, sea cual fuere su naturaleza, los clientes han de estar suficientemente formados. Y esa formación ha de ser universal y gratuita. 

Información y Formación es la Respuesta Adecuada.

Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.
Deseo recibir más información